Isabel Vila

. Bebe dos vasos de zumo verde cada día Hacer una taza de zumo de verduras licuando una verdura cualquiera (espinacas, perejil, hojas verdes de col o de lechuga, calabacín…). Mezclar a partes iguales este zumo verde con otro de sabor más suave como zumo de zanahorias, manzana, tomate o piña. Este zumo contiene mucha clorofila  y  tiene propiedades depurativas